La esperanza nunca se pierde. O eso nos hacemos creer a nosotros mismos desde niños. Crecemos dentro de ambientes hostiles y paradójicos donde la esperanza está muy presente. Definiríamos la esperanza como el estado de confianza que se tiene sobre algo. Un estado de creencia impulsada por el ánimo que se tiene. Y de esto no nos falta. 

      Relación: Esperanza, Dinero y Poder (2016) es una pieza que plantea las relaciones entre la esperanza de los individuos respecto a sus realidades económicas y por otra parte el dinero y el poder (económico, político, social, institucional,etc). En esta relación el período de la infancia tiene una gran importancia, puesto que en esta primera fase de nuestras vidas nos nutrimos y aprendemos de nuestro ecosistema. Aprendemos a utilizar lenguas concretas, a expresarnos y sociabilizarnos con nuestro entorno. Adoptamos gestos, manías y "coletillas" de quien nos acompaña. La cultura, la religión y la política que nos rodea también juegan un gran papel.

      Durante este periodo, nuestra niñez, asimilamos la realidad que se nos presenta con tal de aprender e incorporarnos a esa sociedad con habilidades como para poder expresarnos, comunicarnos y poder desarrollar bajo "normalidad" nuestras vistas. Esta etapa es clave para entender cómo aceptamos el sistema y su complejidad.

 

      Y a partir de ahí, siempre queda la esperanza.

Relación: Esperanza, Dinero y Poder (2016) *Work 10

Ramón Picazo

Estampación térmica sobre ticket 

15 x 35 cm

Fotografía / Pothography / Photographie Ramón P.